Hospes Hotels

Noticias

Hospes Maricel & Spa, edificio con historia desde los años 50

Por | 11 julio, 2018 | 0 comentarios

Hospes Maricel & Spa es un edificio de vanguardia arquitectónica, con colores naturales y nobles materiales, frente al mar, con contrastes de naturaleza y mucha historia la cual se remonta a los años 50.

El edificio que hoy ocupa el hotel Hospes Maricel & Spa nació como establecimiento hotelero en 1950, propiedad de Victorio Luzuriaga y diseñado por el arquitecto Francesc Casas Llompart, con una categoría de cuatro estrellas, 80 plazas y 48 habitaciones.

Por aquel entonces fue centro de reunión y celebración de actos de la sociedad mallorquina y alojó destacadas personalidades españolas y extranjeras entre ellas Montgomery Cliff, Errol Flynn y su mujer (la también actriz Patrice Wymore), Silvia Hedges (copropietaria de Benson and Hedges Cigarrettes), Cristóbal Colón (descendiente del famoso conquistador), la familia Luzuriaga (propietarios del hotel y de los famosos Astilleros Luzuriaga de Guipúzcoa), Julia Gutiérrez Caba, Lord Swanson (perteneciente a la nobleza británica y expresidente de la Cámara de los Lores), Mr. Hall (Ex – Director General de los ferrocarriles británicos), Rita Pavone, etc. Fueron directores del mismo Joan Buades Salas (1950-60) y Enric Cabrée Vilagut (1960-86). En 1986 el Maricel cerró sus puertas.

En 2002, el hotel Maricel de C’as Català abrió de nuevo sus puertas guardando la misma elegancia y sofisticación de épocas anteriores, cuando era uno de los hoteles más prestigiosos de Palma y lugar de encuentro para disfrutar de una buena copa en un ambiente tranquilo y distinguido.

El arquitecto original – Francesc Casas Llompart

Francisco Casas Llompart (Palma 1905- Illetes 1977) fue uno de los principales arquitectos mallorquines del siglo XX. La tesis principal de la obra de Casas era que la arquitectura debía ponerse al servicio de las personas, anteponiendo el confort al lujo.

En 1948 construyó el hotel Maricel, creado con un talante cosmopolita que pretendía albergar un público de prestigio internacional. Casas se decantó por el sobrio estilo regionalista. De este modo el hotel adoptó el modelo de las construcciones palaciegas de la ciudad de Palma y de las casas rurales señoriales de los siglos XVI y XVII.

Arquitectura e interiorismo del antiguo Hotel Maricel

 Los planos originales del Maricel datan de 1948. El antiguo hotel fue un edificio aislado frente al mar, en el término municipal de Calvià. Disponía de 48 habitaciones, de las cuales 16 eran individuales. En la torre había 4 habitaciones, 3 para clientes y 1 para personal. El estilo era clásico y aún hoy se conservan algunas piezas originales.

En su antigua distribución, la habitación 109 era la “suite nupcial” y el “hall” actual estaba dividido en tres estancias adyacentes: comedor, salón de estar con chimenea y un pequeño salón de juego, donde los clientes se reunían para jugar a cartas (la actual biblioteca). El salón de reuniones de hoy era entonces un bar/sala de billar que disponía de un “Whisky Corner” con una colección de más de 450 tipos de esta bebida. El estilo era inglés, con butacas de piel y tonos oscuros.

A lo largo de su historia el hotel Maricel ha tenido distintas ampliaciones, no de su volumen principal pero así de sus alrededores. En los años sesenta se añadió una piscina en su parte delantera, y unos bungalows (clásicos de los sesenta) en su parte izquierda, para así aumentar la capacidad del hotel en seis habitaciones más.

Arquitectura e interiorismo del nuevo Hotel Hospes Maricel & Spa

 El proyecto iniciado y desarrollado por Hospes consistió en adquirir el abandonado hotel Maricel & Spa y devolverle su esplendor y vida. En un primer momento se realizaron dos tipos de actuaciones por parte de Hospes Design, el equipo de arquitectos e interioristas de reconocido prestigio de Hospes: la rehabilitación y mejora de todas las zonas exteriores del edificio, accesos, terrazas y piscina, y la reforma total del interior del antiguo edificio conservando todas las zonas y piezas de cierto interés y calidad.

En una segunda fase, Hospes Design se ha encargado de la concepción y materialización de un nuevo edificio que viene a complementar al original, y que dota al conjunto de toda una serie de servicios y comodidades.

La primera reforma giró alrededor de una idea principal: la reconstrucción del paisaje tal y como era antes de la existencia del propio edificio y la permeabilización de la estructura clásica del volumen para mejorar la presencia del mar desde cualquier rincón. Se utilizaron diferentes estrategias, la más interesante fue la de tratar los paramentos verticales como inmensas puertas correderas. Esta sensación de movilidad, sumada a los reflejos de unos espejos estratégicamente colocados, ha logrado potenciar esa sensación y la presencia del paisaje.

En los exteriores el tratamiento fue de restauración, evitando ningún tipo de variación formal, excepto en el giro de la piscina, cuya intención fue devolver la relación original del edificio con el mar, que tenía antes de construir dicha piscina.

Se transformaron los pasillos oscuros de las plantas de habitaciones segunda, tercera y torre, en un espacio entre correderas muy bien iluminados. El número de habitaciones se redujo a veintinueve.

La limpieza volumétrica del Maricel, consecuencia sin duda del talante racionalista de Casas, fue conservada en esta nueva etapa de la historia del edificio. La entrada del hotel es de estilo pseudoneoclásico. La logia o galería, ubicada en la fachada sur, es de origen italiano, de tres o cuatro arcos de medio punto sostenidos por columnas, un elemento ya presente en las casas rurales mallorquinas. Sus arcos y columnas son de arenisca de Santany que es más compacta que el marés estándar. En el salón principal destacan las columnas de mármol de estilo pseudoclásico con fustes lisos y capiteles corintios.

Mientras, en la baranda de la escalera se aprecia la conjunción de estilos modernistas y racionalismo rectilíneo. La luz es la norma del edificio. El clasicismo de los mármoles de sus suelos y del marés mallorquín de sus muros encuentra un alto contraste con el minimalismo de su decoración.

La decoración de las estancias se basa en materiales nobles para integrar el entorno en cada una de ellas. Cabe resaltar la concepción funcional y actual que ofrecen los baños, un verdadero lujo de estilo art decó con un efecto muy acogedor. El carácter mediterráneo está presente en todas las instalaciones y servicios del nuevo Maricel. Se trata de uno de los pocos ejercicios de lo que se ha denominado “arquitectura marina” existentes en la actualidad.

La más reciente reforma, que ha supuesto la creación de dos nuevas edificaciones en el conjunto: una nueva zona destinada a habitaciones (22 nuevas), ubicada en un edificio de sobrio vanguardismo que serenamente completa el aspecto señorial del antiguo hotel; y una edificación más pequeña, aunque no exenta de creatividad constructiva, que alberga el nuevo BODYNA.

Un aspecto ha sido esencial a la hora de concebir los nuevos edificios y su integración en el conjunto: el mar ha de estar siempre presente desde cualquier ángulo. A partir de esta premisa, Hospes Design diseño un edificio con 7 alturas (dos de ellas, destinadas a parking, subterráneas). De las 5 plantas sobre rasante, una primera planta, la baja, se abre diáfana al huésped. Sobre ella un altillo que comparte el mismo techo.

Dos elementos muy mallorquines y por tanto muy mediterráneos caracterizan al nuevo edificio: la piedra y el color blanco. Sobre el techo que da cobijo a la planta baja y al altillo, se alzan, como dos grandes brazos, dos bloques paralelos de cuatro plantas cada uno. Ambos están especialmente orientados de manera que el mar es visible desde todas las habitaciones. En cada una de ellas, diseñada en perspectiva como si de la puerta el huésped pudiera acceder directamente al mar, una terraza con piscina y la calidez de la madera como seña de identidad. El mar está presente en todos y cada uno de los espacios que constituyen el dormitorio, incluido el baño, que cuenta con vidrios transparentes.

Otro de los retos arquitectónicos de la ampliación del Hospes Maricel & Spa ha sido la conexión entre el antiguo edificio y los nuevos. Ésta se ha conseguido utilizando la piedra típica de Mallorca, la “margera”, llamada así por su habitual empleo en la construcción de márgenes. Con ella como protagonista, Hospes Design ha diseñado un camino de enlace entre edificios que constituye un auténtico placer en sí mismo, pues la piedra y la vegetación decorativa hacen de él un precioso parque en el que dar un placentero paseo.

Hotel Hospes Maricel & Spa *****

Ctra d’Andratx 11 | Cas Català (Calvià) | 07181 Mallorca
T (+34) 971 707 744
maricel@hospes.com

Categorías: Noticias Hospes

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*